La importancia de la aclimatación visual a la oscuridad

pupilas-comparadas

 

Aclimatación visual ¿Es importante la aclimatación de la vista en la observación astronómica?

En este artículo explicaremos en que casos es fundamental una correcta aclimatación visual. Y en cuales casos la adaptación a la oscuridad no juega un papel crítico. Para ello comenzaremos con una breve introducción a los distintos tipos de visión. Asicomo a los agentes que influyen en el proceso y su comportamiento en las diferentes condiciones de iluminación.

El ojo humano, si bien no en la misma medida que otras especies. Es capaz de adaptar su visión en función de las condiciones de iluminación.

efecto-purkinjeEsta adaptación fue descrita por Johannes Evangelista Purkinje. Dando nombre a este fenómeno como efecto Purkinje.

La forma en la que el ojo se adapta a estas condiciones, hace que existan básicamente varios tipos de visión:

Visión fotópica

tulipanesSe trata del tipo de visión “diurna”. En el cual el ojo está adaptado a la iluminación solar (o artificial, ya que el hombre tiende a adaptar la iluminación artificial a niveles similares a los que ofrece la iluminación solar).

En este tipo de visión la pupila se contrae, y los bastones (principales células captadoras de luz) adquieren un papel secundario. Tomando especial protagonismo los conos (responsables de la percepción de los colores).

En observación astronómica, con este tipo de visión no seríamos capaces de captar practicamente ningún objeto a excepción de La Luna, en la cual también nos costaría percibir matices.

Aclimatación visual, tipos

Si sales de una habitación completamente iluminada y miras al cielo, apenas distinguirás estrellas.

Visión mesópica

crepusculoEs el tipo de visión una vez comienza a bajar la iluminación, sin llegar a condiciones de oscuridad. Es el tipo de visión que tenemos durante el crepúsculo o en condiciones de iluminación artificial tenue.

Ver también  La calidad del Cielo en astronomía según su oscuridad ( " Escala de Bortle" )

Durante este tipo de visión, la pupila se ha dilatado, aunque solo ligeramente.

Los bastones comienzan a entrar parcialmente en juego, mientras se mantienen a buen rendimiento los conos. Lo que nos permite captar objetos menos luminosos, manteniendo cierta captación de color.

Aquí  las tonalidades verdes, azuladas y violetas, comienzan a mostrar más intensidad que las amarillas, naranjas y rojas.

Para la observación astronómica, este tipo de visión solo sería medianamente “eficaz”, si se trata de observar objetos muy luminosos. Por ejemplo La Luna o Júpiter. Ya que la intensidad de luz que emiten es suficiente para ser captada por una visión no adaptada a la oscuridad.

Aunque de cara a la captación del mayor número posible de detalles sutiles, sigue siendo recomendable una mayor adaptación a la oscuridad. Al ser la visión más imprecisa durante esta fase, ya que el ojo en realidad no está adaptado.

Visión escotópica (vista  adaptada a la oscuridad)

A partir de unos 3 minutos de permanencia en la oscuridad, aumenta el nivel de sensibilidad tanto de conos como de bastones.

conos-y-bastonesPero una vez superados los 5 minutos de permanencia, la sensibilidad de los conos deja de aumentar, y a partir de unos 6-7 minutos de oscuridad comienza la ruptura de los pigmentos de los conos. Lo que impedirá la captación de colores.

En cambio la sensibilidad de los bastones continúa aumentando paulatinamente. Llegando a su máximo grado de sensibilidad entorno a los 20-30 minutos de permanencia en la oscuridad. A partir de entonces podemos decir que tenemos la visión adaptada a la oscuridad.

Ver también  Primer acercamiento a la afición astronómica

Este tipo de visión es la recomendable a la hora de la observación astronómica.

centro-de-la-via-lacteaEspecialmente a la hora de observar objetos de cielo profundo, los cuales no seremos capaces de captar con el resto de tipos de visión comentados anteriormente.

A medida que la adaptación va aumentando, el número de estrellas y otros objetos que podemos captar, también aumentará. Lógicamente, siempre que estemos en cielo de calidad y en ausencia de nubes.

Son necesarios entre 20 y 30 minutos para tener completamente adaptada la visión a la oscuridad.

En cambio la pérdida de esta adaptación es mucho más rápida. Bastando unos segundos de sobre-excitación por luz intensa, para perder la aclimatación visual.

 

Related posts