La calidad del Cielo en astronomía según su oscuridad ( ” Escala de Bortle” )

light-pollution-comparacion

Escala de Bortle

¿Alguna vez te has preguntado cómo interpretar la calidad de un cielo oscuro, en relación con su contaminación lumínica? Escala de Bortle

En este artículo te explicaremos el funcionamiento de la escala de Bortle, uno de los métodos más extendidos de valoración de la calidad del cielo.

A la hora de evaluar la calidad del cielo ( no confundir con el seeing ) para planificar una sesión. La escala de Bortle nos ofrece una valoración clara. En base a una puntuación que veremos más adelante.

La mencionada escala, la propuso el astrónomo americano John E. Bortle. Esta escala se basa en la los objetos que pueden ser observados en función de la calidad del cielo, así como el límite de magnitud de las estrellas observables una vez aclimatada la vista.

Para ello la escala de Bortle clasifica la calidad del cielo en 9 clases:

Clase 1 – Cielo oscuro Excelente

Tanto la banda zodiacal como la Luz Zodiacal son visibles. Se puede ver a simple vista La Galaxia del Triángulo (M33). El brillo de las regiones de Escorpio y Sagitario de la Vía Láctea, es capaz de proyectar sombra en el suelo. Los planetas más brillantes, como Venus, o incluso Júpiter son capaces de afectar en la aclimatación visual a la oscuridad. Nos es imposible ver los alrededores.

Clase 2 -Cielo oscuro típico

La galaxia del Triángulo (M33) es claramente visible a simple vista. En verano, la Vía Láctea se aprecia como una estructura muy compleja; la luz zodiacal se observa con tono amarillento y proyecta cierta sombra tanto al amanecer como al atardecer. Las nubes son apreciadas únicamente cómo zonas sin estrellas; los alrededores se pueden distinguir débilmente al contraste con el cielo. Un buen número de cúmulos globulares Messier son fácilmente apreciados a simple vista.

Clase 3 – Cielo rural

Se aprecia algo de CL si se mira al horizonte, hacia dónde las nubes comienzan a iluminarse. Hacia el cenit en cambio, las nubes siguen observando únicamente por el contraste con el cielo.La Vía Láctea aun muestra una estructura compleja. Los Messier M15, M4, M5 y M22 se distinguen a simple vista. Todavía puedes observar fácilmente la galaxia M33, aunque necesitas usar visión desviada. Aunque con cierta dificultad, sí se puede observar los alrededores.

Todavía se puede apreciar el color de la luz zodiacal, tanto durante la estación primaveral, como durante el otoño.

Clase 4 – Cielo entre rural y periurbano

La contaminación lumínica se aprecia en distintas direcciones. La luz zodiacal ya no impresiona, aunque sigue siendo visible. La Vía Láctea, aunque ya no tan compleja ni detallada, continua impresionando. Incluso con visión desviada, es difícil de distinguir M33, y únicamente a cierta altura (>55°). Las nubes se aprecian, así como los alrededores, incluso a cierta distancia.

Clase 5 – Cielo periurbano

Solo en noches excepcionales de primavera y otoño se puede apreciar débilmente la luz zodiacal. La Vía Láctea sin detalle sobre el cenit y prácticamente invisible hacia el horizonte.

En la mayor parte de las direcciones se distinguen fuentes de luz. Las nubes se muestran bastante más brillantes que el fondo del cielo.

Clase 6 – Cielo periurbano brillante

La Vía Láctea únicamente se puede ver en el cenit, y la luz zodiacal es totalmente invisible. El cielo toma un tomo grisaceo-blanquecino al menos hasta 35º desde el horizonte. Las nubes destacan con claridad por todo el cielo.

Es necesario el uso de prismáticos para distinguir M33. La galaxia M31 se puede distinguir a simple vista, aunque débilmente.

Clase 7 – Cielo entre periurbano y urbano

La totalidad del cielo adquiere un tono grisaceo-blanquecino, apreciándose en todas direcciones fuentes de luz. La Vía Láctea está desaparecida. Los Messier M44 a M31 pueden distinguirse con dificultad a simple vista.

Es uno de los niveles de calidad del cielo más habituales en la mayoría de sitios.

Hasta con equipos de cierta apertura, incluso los objetos Messier más brillantes ofrecen una imagen apagada y pobre, comparada con la que pueden ofrecer en cielos más oscuros. En estos casos la apertura del equipo empieza a no ser un factor diferencial. Al captar tanto la contaminación lumínica como la luz estelar.

Clase 8 – Cielo urbano

El cielo adquiere cierto “brillo” entre blanco y anaranjado, pudiéndose incluso leer. M31 y M44 solo son percibidas por observadores con cierta experimentación, si la noche es buena. Las estrellas que forman asterismos populares en constelaciones, apenas pueden apreciarse. Los objetos Messier más brillantes, solo se pueden ver con el uso de telescopios. Y en ningún caso la imagen que ofrecen hace honor a su aspecto real.

Clase 9 – Cielo de centro de ciudad

El brillo del cielo es intenso, muchas estrellas y constelaciones han desaparecido. El único objeto Messier que puede observarse a simple vista (y solo a veces) son Las Pléyades (M45). Solo La Luna y los planetas se pueden observar en condiciones. Resulta incluso difícil orientarse, al apenas distinguirse las constelaciones que nos sirven de referencia.

Existen otros factores que determinan la calidad del cielo aparte de su oscuridad. Como el seeing o por su puesto la meteorología, pero estos son factores variables que cambian de una noche a la siguiente.

Esta es una de las clasificaciones de calidad del cielo más utilizada, probablemente hayas visto en mapas de contaminación lumínica, zonas marcadas con distintos colores.

Si estás usando la escala de Bortle, ya sabes el significado de cada color, hasta que magnitud de estrella vas a poder observar en cada caso, y que Messier puedes distinguir en función de la calidad del cielo .

 

Related posts